SS FCO

¡Bendito el que viene
en nombre del Señor!

srobispo4 

Mons. Faustino Armendáriz J.
iX Obispo de Querétaro
 

 


galeria_fotografica


 

beato_juan_pablo



sagrario

 


Benedicto XVI propone
un ´estilo cristiano´
de usar internet

internet_estilo_cristiano

 


Los Evangelios son el corazón de todas las Escrituras por ser testimonio principal de la vida y doctrina de la Palabra hecha carne, nuestro Salvador (DV 18)

 lucas_small


PDF Imprimir E-mail

Cinco soluciones para no criar a hijos despotas

Por Carlota Falcó Vich / Forum libertas
Tomado del periodico El Observador (10-Abril-2011)

hijosCoger las riendas.- Los padres han de educar y han de actuar como modelos competentes para sus hijos. Su trabajo es establecer los límites y las normas y hacer que se cumplan, enseñarles los valores adecuados, la disciplina y el valor del esfuerzo. Hay que acostumbrarlos a la espera, no hay que acudir inmediatamente cuando ellos lo digan, así aprenderán también a poner sus propias soluciones ante los problemas.

Pautas y órdenes claras.- Para que una orden o instrucción sea eficaz tiene que seguir una serie de pautas. La orden hay que decirla una sola vez, especificando la conducta que se quiere de manera clara. Tiene que hacerse en el momento óptimo y tiene que ir acorde con la edad del niño, sin amenazas pero con mano dura. Es muy importante establecer las consecuencias para una posible desobediencia.

Restituir el papel del «no».- En los últimos años muchas teorías insisten sobre la cantidad inmensa de negaciones que puede sufrir una criatura desde pequeña y cómo esto se refleja en inseguridad y desconfianza cuando es mayor. Pero también se pasa muchas veces de la negación a la aprobación total. «Hay muchas situaciones en las que hace falta decir 'no' simplemente porque la necesidad de otro es más importante», dice Betsy Hart, experta en educación infantil en su libro Sin miedo a educar.

Mantenerse fuerte delante de los enfados.- Según un estudio realizado en la Universidad de Pensilvana, Estados Unidos, los niños que presentan una tendencia más importante a los enfados temperamentales tienen más posibilidades de sufrir problemas emocionales cuando crecen. Los resultados reflejaban que estos niños presentan unos niveles más bajos de satisfacción vital, felicidad y autoestima en su vida adulta. Además, tienen menos comunicación con sus familiares, relaciones más pobres con sus padres y, en general, dificultad para intimar con los demás.

Mostrarse seguros.- «La respuesta del niño es directamente proporcional a la seguridad más o menos grande con la que se muestran sus padres delante de él», señala el psicólogo Javier Urra. Los niños tienen una especie de radar para identificar el estado emocional de los padres y, según esto, actuarán con mayor o menor insistencia para conseguir lo que se plantean. Por eso es tan importante mostrarse seguros ante los hijos, porque así verán que no tienen nada que hacer.

Los niños tiranos no nacen, se hacen.- Por eso es tan importante plantearse cómo será su educación «antes de que el niño nazca», concluye Urra. Sólo así sabrán los padres cómo actuar y afrontar los problemas ante las situaciones adversas que se les presenten.